Este domingo tocaba salida del Club, y aunque nos despertábamos con mucho viento, poco después todo se calmó. Salimos costeando dirección Castel de Ferro, donde realizamos una paradita de refresco de nuestras motos, antes de seguir y subir dirección Polopos. El término municipal de Polopos se extiende por la vertiente sur de la Contraviesa hasta alcanzar la costa mediterránea. La villa de Polopos se asienta sobre una vertiente soleada próxima a la Haza del Lino, en pleno corazón de la Sierra de la Contraviesa. Su término municipal cuenta con cuatro núcleos de población: Polopos y Haza del Trigo, sobre la Sierra litoral, y otros dos sobre la franja costera: Castillo de Baños, situado en una pequeña llanura denominada Puerta de Baños y el delta de la Rambla del Trigo, y La Mamola, al pie de un cerro coronado por una torre vigía. El municipio está dispuesto de forma alargada en dirección Norte-Sur, abarcando desde las cumbres de la Sierra de la Contraviesa hasta la costa del mar Mediterráneo, quedando definido en este territorio las ramblas de la Haza del Trigo y la de Cautor, que discurren paralelas hacia el Sur, desembocando y continuándose bajo el mar Mediterráneo. El núcleo de Polopos, ubicado en una ladera, se ha desarrollado al pie de la carretera local constituyendo un entramado urbano de estrechas calles empinadas y manzanas irregulares que acogen casas encaladas, conformando un bello enclave en el cual se puede observar la tipología alpujarreña, al haberse dado pocas transformaciones en el núcleo. En este encantador pueblecito, realizamos la parada obligatoria de avituallamiento y continuamos por la carreterilla sinuosa y serpenteante, hasta llegar a la “Venta Cañadas”, donde pudimos degustar las tapas típicas del lugar, y muy recomendable el sitio. De vuelta hacia la costa y llegada a nuestro tropical pueblo Salobreña. Ruta estupenda con mar, sol y magníficas vistas a Sierra Nevada, qué se puede pedir más… 

 
 

Pues ya le tocaba un cambio de imagen, nos dice nuestro socio Moreti, que se ha puesto manos a la obra para conseguir este resultado. Ésta moto es del 2004 y aunque con algún golpecillo, se mantenía bien. También hay que decir, que pedía un cambio de su estética para darle un toque más actual y moderno. Aquí podéis ver el antes, el proceso y el después. Esperamos que os guste como ha quedado tanto como a nosotros...